Atentamente quiere ser una papelería emocional. Las emociones ―pequeñas, bonitas― que desencadenan papeles japoneses, italianos y nepalíes; baker twine de algodón y lino, washis decorativos, sellos de caucho y silicona, tintas de los colores de las flores, cuadernos delicados, las postales más lindas.

Y también las emociones de los regalos especiales: joyas de papel, chucherías de arte, cuentos ilustrados, ilustraciones y fotografías originales… y otras delicatessen en torno al papel.